Vidrios de baja emisividad

El vidrio de baja emisividad se produce al pulverizar al vacío capas de recubrimientos, incluidas una o dos capas de plata sobre vidrio. La plata es el material con la emisividad más baja que es una medida de la capacidad de un material para irradiar energía. El vidrio transparente ordinario tiene un nivel de emisividad superficial de 0,84, lo que significa que el 90% del calor absorbido se emite desde la superficie. Cuando se aplican recubrimientos de baja emisividad al vidrio, la emisividad de la superficie se reduce a menos de 0.1.

pinturas de Vidrio de baja emisividad

nombre de producto Vidrio de baja emisividad
Línea de producción FTCGLASS-LE-1
niveles de calidad FTCGLASS-A1
tiempo de entrega with in 12 days

FOB-LIANYUNGANG:  $4.83/SQM

Vidrio de baja emisividad/Low-E

El vidrio de baja emisividad (o low-e) es un vidrio doble térmicamente reforzado al que se le añade una fina capa transparente en una de sus láminas, de tal manera que -además de las funciones del doble vidrio- impide que la energía (sea frio o calor) generada en el interior se “escape” al exterior, consiguiendo un ahorro económico en la factura de la electricidad.

Ventajas del vidrio de baja emisividad

 

  • La baja emisividad anula el efecto “pared fría” en invierno y “pared caliente” en verano
  • Las ventanas o balconeras pueden aumentar de tamaño sin miedo a una fuga de calor importante y constante
  • Estar junto a las ventanas ya no es un problema, pues dejan de convertirse en “congeladores” o “hornos”, aumentando el confort junto ellas
  • La baja emisividad produce una alta reflectancia del calor (energía de onda larga) pero no de la luz visible (energía de onda corta): impide al calor generado dentro de la estancia “escaparse” al exterior. Y todo ello sin perder luminosidad, pues permite a la luz solar atravesar el vidrio

 

El vidrio low-e es muy recomendable en países con inviernos fríos y largos en los que es necesario aprovechar al máximo el calor generado en la calefacción interior

La capa del vidrio de baja emisividad puede combinarse también con la capa de control solar para conseguir, al mismo tiempo, las ventajas derivadas de la retención del calor dentro del edificio (en invierno) junto las ventajas de una reforzada reflexión del sol (en verano). Asimismo el vidrio de baja emisividad se puede combinar con otras funciones: aislamiento acústico, seguridad personal anti-accidente, auto-limpieza y seguridad anti-robo o vandalismo.

resultados de detección